Los dominicanos del exterior piden que se respete la Constitución

Por Pascual Ramírez.-

En una especie de ‘operación relámpago’, cientos de dominicanos residentes en la ciudad de Nueva York se concentraron durante la tarde del  recién pasado sábado en esquina formada por la avenida Saint Nicholas con la calle 181, en el Alto Manhattan, para exigir a viva voz que se respete Constitución de la República Dominicana.

El acto donde se exigía que la Constitución de la República debe ser honrada y no mancillada, fue visible la presencia de jóvenes y personas de todas las edades. En el evento se dieron cita jóvenes líderes de la comunidad, quienes a todo pulmón pedían que se respete el estado de derecho en la Republica Dominicana. Entre ellos se encontraban e hicieron uso de la palabra; Melvin Rodríguez, Welin Osorio,  Carlos García, Ramón Tallaj, Elizabeth Paredes, Rafael Rodríguez y Lirisi Mármol. Todos hablaron en el evento y encendieron el  entusiasmo de los presentes cuando se pronunciaron en contra de la reforma constitucional y la continuidad del presidente Danilo Medina en el poder.

Como método de organización, solo se hizo correr la voz de que allí habría un acto, donde los dominicanos que aman su patria y su país, se congregarían  para testimoniar con su presencia que los dominicanos que viven en la Gran Manzana no están ajenos a lo que acontece en su tierra, sobre todo, en lo que tiene que ver con el destino del país en estas horas difíciles, en que hombres apegados al poder tratar de violentar el orden constitucional en la Republica, creando así un clima de ingobernabilidad.

Pero allí estaban cientos de criollos y activistas comunitarios, en un desbordamiento de patriotismo y solidaridad con su pueblo, hermanados en un mismo sentimiento de unidad y rechazo a quienes pretenden darle a la Constitución el valor de un “pedazo de papel” mojado que se desprecia y si tira al zafacón.

Lo mismo hicieron los compatriotas de Santiago de los Caballeros, que se manifestaron para exigir con firmeza que se respete a la Constitución dominicana y que se deje atrás los intentos de modificarla caprichosa y antojadizamente, solo para complacer la voracidad insaciable de poder  de quienes están dispuestos a empujar el país hacia el despeñadero con tal de seguir atornillados en sus cargos.

Los dominicanos en el exterior agrupados en la Asociación de Instituciones Dominicanas del Exterior (ASOEDEX), demostraron que desde la gran urbe neoyorkina son capaces de hacer sentir su voz como un poderoso trueno, para que se escuche fuerte en los oídos de aquellos que niegan a escuchar a más del 70% de la población dominicana que no desea una reforma a la constitución para favorecer caprichos mesiánicos.

Los dominicanos de la diáspora están dispuestos, como lo han hecho en otras ocasiones, a convertirse en un muro de contención contra el cual se estrellen los malsanos propósitos reeleccionistas. Los manifestantes clamaban a gritos, “Nos somos voces aisladas, sino que somos parte de un clamor general que pide a gritos que se respete la excelsitud de la Constitución nacional y que se preserva la democracia que tanta sangre, sudores y lágrimas han costado a dominicanos de todas las generaciones”.