Cennect with us

Opiniones

La irresponsabilidad política de Ramón Ventura Camejo

Publicado

en

Por Misael Pérez Montero.-

 “La Verdad, y nada más”.

Santo Domingo, Rep. Dom.- Obra bien en política y deja el resultado en manos de tus votantes. Esa fue la lógica que impuso el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en la política dominicana hasta el año 2016.

A esta lógica paradigmática el profesor y fundador del PLD, Don Juan Bosch, llamaría ética de las convicciones populares interna de su partido.

Pero este efecto principal ya no existe en el equipo del presidente Danilo debido a que algunos actores políticos,cComo es el caso del ministro de Administración Pública y miembro del Comité Político del PLD, Ramón Ventura Camejo, se han exonerado a sí mismos de responsabilidades colectivas peledeísta y sus declaraciones irresponsables: “El pacto de Juan Dolio carece de legitimidad democrática por ser fruto de la rebelión de las minorías, por lo tanto consideramos que más que un pacto fue un atraco”. En la misma  descalifica un modelo que él mismo propusiese en el año 2015, lo que refleja la característica de un juego de niños tramposos en donde solo gana aquel de más engaña.

Estos y otros desaciertos de los afanados reeleccionistas traerán consecuencias adversas al PLD para las elecciones 2020, ya que actúan contrario a la ética de la responsabilidad en la palabra dada a sus electores o juramento al cargo ocupado. Estos, persisten en no percatarse que la sociedad actual dominicana examina críticamente cada uno de los acuerdos suscriptos de forma oral entre ambas partes.

Pues la no aplicación a la lógica política por parte del grupo “vuelve y vuelve Danilo” actúa como un inhibidor que les impide tanto aprender del pasado como anticiparse al futuro. Con el tiempo encima para una posible modificación a la constitución aun no son capaces de comprender que la pasada modificación a la constitución-2015 que permitió  otro periodo a Danilo- fue el resultado de la buena voluntad del presidente de su partido y del pueblo que entendía que cuatro años no eran suficientes.

La madurez política exhibida por el pueblo y el buen gesto de Leonel Fernández afianzaron esa posibilidad cosa que es imposible hoy día debido a que un echo no se repite dos veces en política, puede ser parecido pero jamás igual. Rotos los eslabones del razonamiento causal que aplica el grupo de palacio, y sustituidos por un pensamiento ideológico de otro sector peledeista, no existe la posibilidad de reconstruir una cadena de actuaciones donde causas y consecuencias estén atadas unas a otras y que como resultado se obtenga una posible reforma constitucional para dar paso a otro periodo presidencial a Danilo.

Lamentarse sobre la irresponsabilidad política del grupo de palacio no tiene sentido y lo que ahora más conviene al sector dentro del Peledé que reivindica una política basada en razones pragmáticas, en cálculos y beneficios, costes y oportunidades, una política, esta vez sí, pensando en la gente, pero no en la gente en abstracto, sino como individuos cuyas vidas pueden ser mejoradas marginalmente seria continuar hacia delante con su accionar patriótico.

Que sepan los reeleccionistas que la política (democrática) sirve para cambiar la vida de la gente a mejor.

El político ansía el poder porque es un medio de lograr esos fines. Si tiene mucho poder puede cambiar muchas cosas, si tiene poco puede cambiar menos. Es solo una cuestión de grado. Y los partidos son instrumentos para lograr esos fines, no fines en sí mismos.

 

“El suicidio de un partido o de sus líderes es renunciar a cumplir con la palabra dada a sus votantes». Atte. El autor del artículo.

Centinue Reading
Publicidad