A  Margarita Cedeño no le alcanza el tiempo

POR CARLOS NINA GOMEZ
Quizás algunas personas -al leer el  presente artículo- lleguen a proclamar, ¿pero y por qué ha lanzado ese  “decreto” ? Y hasta quieran calificarme de “atrevido” por emitir tan radical opinión.

Como el periodismo independiente se ejerce en función de los principios y apegado a la verdad, quienes estamos en ese renglón en una sociedad democrática, plural, donde cada quien externa lo que considera correcto  (y siempre respetando las opiniones ajenas), no vacilamos en escribir lo que nuestro pensamiento nos dicta.

Desde hace casi 40 años esa ha sido mi norma profesional tras abrazar el periodismo, el mejor oficio del mundo, como lo afirmara el afamado escritor y periodista  Gabriel García Márquez.

 Margarita Cedeño de Fernández, una mujer talentosa, que practica la política con una probada vocación, ha puesto candente -¡al rojo vivo!- el panorama electoral dominicano.

 En los últimos días  Margarita se ha presentado como una aspirante a la Presidencia de la República. Anhela ser candidata a la jefatura del Estado por el oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

 Sin embargo, -y este señalamiento hay que precisarlo-  ella no se encuentra oficialmente entre los precandidatos peledeístas.

 Leonel Fernández, Reinaldo Pared Pérez, Carlos Amarante Baret, Temíscoles Montás, Francisco Domínguez Brito, Andrés Navarro, Radhamés Segura y Manuel Cresto son quienes figuran en la lista de los aspirantes a la candidatura presidencial por el PLD.

Esos dirigentes peledeístas tienen -la diseñaron con el tiempo que indican las estrategias políticas- sus plataformas electorales. Están tirados al ruedo electoral invirtiendo los recursos indispensables para optar por la nominación presidencial.

Margarita Cedeño, vicepresidente de la República y de paso esposa del expresidente Fernández, cree que “ha llegado su momento” para optar por la candidatura presidencial.

  Para darle “forma de credibilidad” a su aspiración de llegar al Palacio Nacional en el 2020, ofreció una “inesperada”  declaración que escandalizó a los medios noticiosos.

Así habló: “Sería un desperdicio volver a ser primera dama de la República. Pido al Partido de la Liberación Dominicana  ponerse de acuerdo o darles paso a nuevos líderes que puedan ganar las elecciones de 2020 en primera vuelta. No echo para atrás ni para coger impulso, ya pasé de ser primera dama”.

 Se nota muy entusiasmada. Pero la realidad es, y que no me acusen de misógino, que Magarita no tiempo para contender por la Presidencia de la República.

¡Debe esperar su turno!