Cennect with us

Opiniones

Ramfis Trujillo es un adefesio político

Publicado

en

POR CARLOS NINA GÓMEZ.- 

Pedro Calderón de la Barca, laureado escritor y dramaturgo  español -en su memorable obra La Vida es sueño- lo plantea bien claro: «Los sueños, sueños son».

¿Cuál es la moraleja que nos deja ese objetivo pensamiento? 

Aquí mi explicación: Que usted tiene derecho a soñar, a pensar que su proyecto, cual que sea, puede concretarse.

Además, creer que puede lograr  los beneficios buscados, pero que al final ese propósito quedará «trunco» porque la realidad frustra el idealismo subjetivo e irreal. Usted puede soñar, pero cuando despierta se encuentra con la realidad.

Es justamente lo que ocurre con el señor Ramfis Domínguez Trujillo (nieto del dictador Rafael Leonidas Trujillo Molina) quien aspira a ser Presidente de la República.

Ramfis Domínguez Trujillo.

En este artículo no voy a entrar en el plano político. Ya lo hice en otros dos trabajos que escribí hace unos meses y en los que expuse -entre otros argumentos- que Ramfis Trujillo, con su deseo de gobernar el país, busca renovar el trujillismo.

 Por un asunto legal, constitucional, el hijo de Angelita Trujillo -quien era hija del tirano Trujillo Molina-, no tiene derecho a ser candidato a la Presidencia de la República.

   Según datos oficiales, el señor Ramfis nació en Nueva York (Estados Unidos), el 22 de mayo de 1970). 

Lean lo legal: El artículo 123 de la Constitución establece como requisitos para ser Presidente de la República, “ser dominicano de nacimiento u origen; haber cumplido treinta años de edad; estar en pleno ejercicio de los derechos civiles y políticos y no estar en servicio militar o policial activo por lo menos durante los tres años previos a las elecciones presidenciales”.

Otro argumento: El Artículo 20 de la Constitución, establece que “las dominicanas y los dominicanos que adopten otra nacionalidad, por acto voluntario o por el lugar de nacimiento, podrán aspirar a la Presidencia y Vicepresidencia de la República, si renunciaren a la nacionalidad adquirida con diez años de anticipación a la elección y residieren en el país durante los diez años previos al cargo”.

Ramfis Trujillo, aunque desarrolla una intensa campaña -especialmente entre la comunidad dominicana en EE.UU.- con miras a convencer a los incautos de que él representa “lo mejor para el país”, está consciente que ni remotamente tiene posibilidad de alcanzar la magistratura del Estado.

Sintetizo: Que sepa la gente del neotrujillismo que Ramfis Trujillo es un adefesio político.

Carlos Nina Gómez es periodista, escritor y analista político.

Centinue Reading
Publicidad