PARLACEN condecora al Rey de España Felipe VI; acudió a la audiencia la diputada dominicana Silvia García Polanco

LA PRESIDENTE DEL PARLAMENTO CENTROAMERICANO, IRMA AMAYA ECHEVERRÍA, ACUDIÓ ACOMPAÑADA DE LA DIPUTADA DOMINICANA SILVIA GARCÍA POLANCO

 Palacio de La Zarzuela, Madrid.-   Su Majestad el Rey Felipe VI recibió en audiencia a la presidenta del Parlamento Centroamericano, diputada Irma Amaya Echeverría, quien le hizo entrega de la Orden y Condecoración del Parlamento Centroamericano “Francisco Morazán” en el Grado de Gran Cruz.

La diputada Irma Amaya Echeverría acudió al Palacio de La Zarzuela acompañada por la vicepresidenta del Parlamento Centroamericano, la diputada dominicana Silvia García Polanco; el secretario del Parlamento Centroamericano, Gilberto Manuel Succari; el representante del Parlamento Centroamericano en Europa, Ricardo Lagos; y el presidente de la Conferencia Eurocentroamericana, David Balsa.

Su Majestad el Rey conversa con la presidenta del Parlacen, Irma Amaya Echeverría, y la diputada dominicana Silvia García Polanco en la audiencia.

La Asamblea Plenaria del Parlamento Centroamericano, en la Sesión Ordinaria del 27 de octubre, acordó otorgar la Orden y Condecoración “Francisco Morazán” en Grado de Gran Cruz, a Su Majestad el Rey, por sus altos méritos y apoyo a la integración y desarrollo democrático de la región, así como por la cooperación que la nación hispánica presta a los países del Istmo y República Dominicana.

La Orden “Francisco Morazán” es la más alta condecoración que otorgan los centroamericanos a personajes importantes que en ejercicio de sus funciones públicas, contribuyen al fortalecimiento de la paz de Centroamérica y principalmente al desarrollo e integración en esta región.

El Parlamento Centroamericano (PARLACEN) es el órgano de representación democrática y política de los pueblos centroamericanos y dominicano, ejerciendo las funciones parlamentarias del Sistema Comunitario de la Integración Regional, que permita lograr la unión de los pueblos.

El PARLACEN ejerce un liderazgo eficaz y democrático entre los distintos actores regionales, que en el marco del desarrollo sostenible coadyuve a la construcción gradual y progresiva de la Unión Centroamericana y de Republica Dominicana, conformando una sociedad moderna, justa y solidaria, donde se garantice la paz y el respeto a los derechos humanos.