Leonel Fernández “Es una Realidad”

Por Pascual Ramírez.-

Otra vez el reloj de la historia marca la hora de Leonel. Otra vez las estrellas en el firmamento político dominicano se están alineando  a su favor. Nuevamente  se siente y se presiente la victoria del ex presidente Leonel Fernández. Primero en las primarias  del Partido de la Liberación Dominicana -PLD-, donde no se ve ningún contrincante serio que le haga sombra, y después en las elecciones presidenciales del año 2020.

El velero de sus aspiraciones presidencialistas se mueve en la misma dirección de los vientos que los empuja hacia un triunfo contundente y convincente.  Ese olor a triunfo que despide su arrolladora candidatura es percibible para quien tenga un mínimo de olfato político.

El pueblo agradecido de sus grandes obras de gobierno quiere y ansía de nuevo su regreso para que haga lo que solo él sabe hacer y nadie lo puede hacer como él: gobernar bien, para todos, con equidad, con justicia, con reparto visible de la riqueza social entre las capas más necesitadas y con crecimiento económico redistributivo entre toda la población.

Dr. Leonel Fernandez Reyna.

Por todas las partes,  a todo lo ancho y largo de la geografía nacional, son visibles las señales de que su candidatura camina victoria, a pasos firmes y agigantados, a pasos de vencedores, como diría Joaquín Balaguer, quien lo apadrinó políticamente al descubrir en él a un gran gobernante irrepetible y confiable para poner en sus manos los destinos de la nación dominicana. Y no se equivocó al hacerlo.

Tanto estaba convencido el viejo caudillo reformista de la calidad de su gobernanza, que hasta le pidió que repitiera en el solio presidencial,  como bien lo confirmó recientemente el propio líder y presidente del Partido de la Liberación Dominicana. No a cualquiera un estadista tan único como Balaguer le haría tal petición tan dignificante, pero sus profundas convicciones sobre el respeto a la constitución y a las leyes del país pudieron más que, el caramelo de la vanidad personal.

No hay que consultar una bola de cristal ni a ningún oráculo ni Casandra ni a adivinadores, porque lo que está a la vista no requiere anteojos: la candidatura del doctor Leonel Fernández luce indetenible y avasallante. Los hechos y la realidad política pronto confirmarán lo que ya se ve venir.

En este artículo solo estamos anticipando lo que se ve claro y transparente, lo que se dibuja en el ambiente: las luces destellantes de una victoria que se ve de lejos y que ya se siente cercana. Entre las señales de esa victoria que se muestran cada día en forma de sumatoria de apoyo continuo, citamos el apoyo del alcalde del municipio de Santiago de los Caballeros, Abel Martínez, durante un multitudinario acto donde dejó bien claro que no hay más alternativa que llevar a Leonel como la única carta ganadora que tiene el Partido de la Liberación Dominicana para retener el poder más allá del 2020.

Que una mente preclara que exhibe una exitosa gestión municipal como el alcalde Abel Martínez le endose su respaldo formal a Leonel Fernández, es un indicativo de que la gente valiosa con liderazgo comunal, con visión de país, y convicción social y político no se pierden en cuanto a saber quién será finalmente el candidato del PLD, y quien está mejor preparado para que el país siga las sendas del desarrollo.

En este contexto, saludamos desde aquí, desde esta tribuna digital y desde Nueva York, la actividad política del próximo domingo nueve de diciembre, donde el equipo que respalda a Leonel Fernández demostrará una vez más en la gran Arena del Cibao, que la presentación de la recolección de dos millones de electores de apoyo al ex mandatario constituye sin lugar a dudas, el triunfo del Dr. Leonel Fernández en las elecciones del 2020.

El respaldo incontestable de las masas populares coronará con el éxito total la postulación a la presidencia de la republica del doctor Leonel Fernández, la cual no podrá ser impedida, ni por los alquimistas, ni por los eternos simuladores, como tampoco por la traición alevosa que solo guarda fidelidad perruna a sus intereses personales.

Pascual Ramírez es abogado y político.