El periodismo de RD, ¿está en una encrucijada? (1 de 3)

POR CARLOS NINA GOMEZ.- 

El periodismo que se ejerce en República Dominicana, ¿podríamos decir que está en una peligrosa encrucijada?

Pero, ¿por qué hablamos de encrucijada?

La pregunta la puedo responder con esta opinión: El periodista profesional debe estar consciente que sí, que el ejercicio de este noble trabajo -y siempre debemos citar al laureado escritor y periodista colombiano Gabriel García Márquez quien bautizó al periodismo como “el mejor oficio del mundo-” vive su tiempo más difícil y complejo.

 Debemos analizar varios aspectos. Primero, que el periodismo tiene el gran reto de jugar un papel clave en el marco de la democracia. Una democracia que con sangre, sudor y lágrimas se hizo posible en nuestro país gracias a la tenaz lucha del pueblo y sus líderes.  

 Todo periodista que trabaje en función de los principios y la ética, como firme aliado de la democracia, está en el deber de no dar “su brazo a torcer”. Si su brazo de tuerce, la democracia se debilita.

No alquilar su pluma. El periodista que comete esa falta -vender o rentar su pluma- no trabajar en base a los principios y, obviamente, violentar la ética, le hace daño a su profesión y, por consiguiente, es juzgado por toda la sociedad. 

Cuando un periodista, por ejemplo, alquila o vende su pensamiento -que es lo mismo que vender su pluma-, pierde todo el respeto del público y la credibilidad de la sociedad.

Segundo punto: El periodismo impreso, de periódicos o revistas, atraviesa por una etapa de alto peligro.

 ¿Peligro?  Sí, porque el periodismo impreso, el que la gente lee en papel, está perdiendo muchas batallas -y quizás en poco tiempo perderá la guerra- del llamado periodismo digital. ¡Digamos el periodismo de la inmediatez!

Ese periodismo impreso, del periódico físico, está siendo “asediado”, además, por los noticiarios de televisión y las ruidosas redes sociales. 

La televisión noticiosa y los diarios digitales podrían, pronto, ocasionar la desaparición  de los periódicos impresos. ¡Oh Dios, que duro golpe sería para al sistema comunicacional dominicano si definitivamente este fenómeno logra sellar su registro!

Hay que citar, a propósito de la realidad que hoy abate a los diarios impresos locales, lo que en los últimos tres o cuatro años afecta al periodismo de Estados Unidos.

Me refiero a los graves problemas que han tenido que enfrentar los periódicos impresos de EE.UU.

Carlos Nina Gómez es periodista, escritor y analista político.