DANILO MEDINA Y SUS TRES MENSAJES

POR HUMBERTO SALAZAR.-

Lo dicho en el día de ayer por el Presidente Danilo Medina en la cumbre de presidentes del Sistema de Integración Centroamericano constituyó un triple mensaje, dos explicados en palabras y el tercero una ausencia que explica los primeros.
La parte mas dura, es la respuesta al desafío a los haitianos y sus aliados nacionales e internacionales que han hecho una serie de denuncias llegando al extremo de acusarnos de tener campos de concentración en nuestro territorio y realizar una limpieza étnica similar al holocausto nazi.
La otra, fue dada al auditorio, conformado por los presidentes de los países hermanos de Centroamérica, quienes conocen mejor que nadie la situación migratoria en nuestro país y de nuestra imposibilidad material de cargar con la crisis y colapso institucional de ese país.

Era mas que necesario poner en claro la posición oficial del gobierno dominicano ante estos ataques desaforados y mezquinos, esto solo lo podía hacer el presidente de la República, quien de acuerdo a nuestra Constitución es la única voz autorizada como cabeza de nuestras relaciones exteriores.
No queda ninguna duda, con la actitud hostil de las ¨autoridades¨del vecino Haití, que el objetivo es hundir la isla y ahogarnos a todos en un gran estado fallido, destruyendo los avances que en materia económica y social ha tenido la República Dominicana, ejemplos: las amenazas de boicot a dos de nuestras principales actividades económicas, el turismo y la inversión extranjera..
Por eso era necesario ponerles bien en claro a los haitianos y sus aliados, que estamos mas que dispuestos como país, a sacrificarlo todo para ejercer nuestra soberanía como nación independiente, y por esto asumimos la actitud de Medina cuando afirma que: ¨nuestra soberanía no se podrá en cuestión porque llegue un turista mas, ni por un centavo mas de inversión¨.

El resto del discurso fue dirigido a la comunidad internacional, a través de los presidentes que participaban en la cumbre de Guatemala, donde se hace una descripción de lo realizado por el país para organizar el tema migratorio, un problema que durante varias décadas creció hasta hacerse incontrolable y es, sin duda ninguna, el principal problema con que tiene que vérselas la actual generación de dominicanos.
Los números están ahí, la acusación de que somos racistas y xenófobos es un ¨chantaje¨, una fuerte palabra que describe perfectamente los discursos del presidente haitiano, Martelly y su primer ministro Evans Paul, quienes insuflados por el poder de quienes apoyan a su país, amenazan con promover sanciones en los organismos internacionales en contra de una nación solidaria y pacífica como es la nuestra.
Danilo Medina dio un tercer mensaje, el visual, y este fue dirigido hacia la República Dominicana, se nota la ausencia en la delegación y la sustitución en todo lo que tiene que ver con Haití, de quien hasta hace poco llevaba la voz cantante en este tema, el Ministro de la Presidencia Gustavo Montalvo.
Parece que este ha sido relevado de las responsabilidades que venía ejerciendo en relación al tema haitiano y quizás esta sea la causa del cambio de discurso de Medina que volvió a tomar el camino de La Habana, es nuestro deseo que siga por ese rumbo.